Los correos electrónicos perdidos de Satoshi de los primeros días de Bitcoin resurgen después de más de una década

Los correos electrónicos perdidos de Satoshi de los primeros días de Bitcoin resurgen después de más de una década

Ha salido a la luz un tesoro de correspondencia por correo electrónico entre el creador seudónimo de Bitcoin, Satoshi Nakamoto, y su colaborador Martti Malmi, revelando un conjunto de conocimientos históricos sobre los orígenes de la criptomoneda fundamental.


TLDR

  • Los correos electrónicos recientemente publicados muestran que Satoshi no inventó el término «criptomoneda» y quería restar importancia al anonimato de Bitcoin.
  • Satoshi previó los riesgos de la desinformación en torno al anonimato, lo que provocaría reacciones negativas si no se gestionaba adecuadamente.
  • Los correos electrónicos revelan las preocupaciones de Satoshi sobre el hecho de que los bancos centrales violen la confianza pública a través de la degradación de la moneda.
  • Satoshi destaca cómo los activos con oferta finita tienden a usarse como dinero, y la percepción del valor importa más que la utilidad.
  • Las contradicciones entre los correos electrónicos y las afirmaciones de Wright, como recordar incorrectamente detalles sobre Malmi, arrojan más dudas sobre sus afirmaciones de Satoshi.

Mencionados por primera vez en la polémica demanda Kleiman v Wright para desacreditar las afirmaciones de Craig Wright de ser Satoshi, los mensajes fueron publicados públicamente por Malmi en GitHub la semana pasada. Estos intercambios privados, que abarcan más de 100 páginas de los meses de formación de Bitcoin en 2009, abren un portal único hacia las ideas, motivaciones y los primeros trabajos técnicos integrales para el éxito inicial del protocolo.

Según un correo electrónico particular de junio de 2009, Satoshi confirma no haber acuñado él mismo el término «criptomoneda» cuando le preguntó a Malmi si describe apropiadamente la naturaleza digital y descentralizada de Bitcoin. Este descubrimiento disipa las suposiciones predominantes de que Satoshi fue el único progenitor del ahora omnipresente descriptor.

La correspondencia también demuestra la aguda conciencia de Satoshi de la delgada línea entre el anonimato y el seudonimato con respecto a Bitcoin incluso hace más de una década. Al enfatizar la necesidad de transparencia en torno a las limitaciones de privacidad para evitar reacciones negativas, desaconseja posicionar a Bitcoin como «automáticamente anónimo», dado que las identidades de los usuarios aún pueden descifrarse mediante el análisis de transacciones.

Esta preocupación profética por la tergiversación del anonimato tiene eco hasta el día de hoy, cuando las entidades reguladas en criptografía ahora tienen el mandato de recopilar información de los clientes durante las transacciones. Satoshi predijo además que la vigilancia avanzada de blockchain desentrañaría patrones de datos previamente ocultos, lo que requeriría precaución a la hora de establecer expectativas de privacidad inexactas.

Ideas adicionales se relacionan con las preocupaciones de Satoshi sobre los bancos centrales que violan la confianza pública a través de la degradación desenfrenada de la moneda a lo largo de la historia, en contraste con la escasez verificable de Bitcoin. Subraya cómo los activos con oferta finita tendieron a evolucionar hacia dinero, y el éxito de una moneda dependía más de la percepción del valor que de la mera utilidad.

Sobre el comercio de Bitcoin como inversión, Satoshi fue marcadamente conservador y le pidió a Malmi que eliminara las sugerencias en ese sentido debido a consideraciones legales. Esto indica la intención de Satoshi de posicionar Bitcoin como un producto descentralizado en lugar de un activo especulativo, evitando el complejo panorama de cumplimiento de las leyes de valores.

Los mensajes también capturan discusiones detrás de escena sobre la fundación del intercambio inaugural de Bitcoin con Satoshi asesorando sobre arquitectura técnica, al tiempo que resaltan su insistencia en evitar complejidades innecesarias que podrían obstaculizar la aceptación temprana de los usuarios.

Otros temas destacados incluyen debates sinceros sobre el impacto ambiental de la minería, la inevitabilidad del aumento de las tarifas de transacción a medida que crece la adopción y la posibilidad de que los datos con marca de tiempo de Bitcoin permitan casos de uso futuros.

Si bien los correos electrónicos no ofrecen pistas obvias sobre el alter ego del mundo real de Satoshi, los expertos creen que las inconsistencias entre los intercambios y los recuerdos pasados ​​de Wright socavan sus afirmaciones como creador de Bitcoin.

Sin embargo, para sus defensores, la visión sustancial de la filosofía y el pragmatismo de Nakamoto que brindan estos mensajes perdidos hace mucho tiempo realza suficientemente la leyenda de Satoshi.



Consulte el artículo original en inglés

[the_ad_group id=»2569″]