Por qué los intercambios de Intel plantean un dilema para el cumplimiento